Los cuadros se mueven, la política no

images

Una información sobre el “movimiento de cuadros” es también un cuadro impresionista, donde la exacta representación de las formas no esclaviza los pinceles. Y para el periodismo, lo mismo. ¡Que interpreten lo que quieran!, parece gritarse desde el anonimato porque nadie firma.

De vez en vez aparece el frío titular: “Movimiento de cuadros”. Debajo, una información igual de gélida, en la que, generalmente, se dice quién sale y quién entra, de dónde viene el que entra y para … No. No se dice para dónde va el que sale, ni por qué.

Si coincidiera con el lustro -ahora que la dirigencia apenas cuenta con cinco años para demostrar su eficacia- pudiéramos suponer las causas del “movimiento”. Pero en las notas tampoco se dice el tiempo que llevaba el compañero (a) en el cargo, de modo que ni cálculo ni suposiciones.

Lo único que tendríamos medianamente claro al concluir la lectura es que los cuadros se mueven en orden ascendente o descendente, categorías estrechamente relacionadas al manejo de los recursos.

Es decir, si el Coordinador Provincial de los CDR en Ciego de Ávila pasó a la subdirección del Meliá Cayo Coco o al departamento comercial de Cítricos Ceballos, el hombre…subió. Y si el que ocupa alguno de estos puestos asciende hasta la cúspide de la organización de masas, descendió, “lo tronaron”.

Lo que sí tendríamos bien claro es que los cuadros se mueven, aunque la política rara vez se mueva con ellos. Hace una semana volví a corroborarlo, cuando un hombre que “acumula una trayectoria de más de 14 años en la organización en la provincia de Camagüey y ocupaba en el momento de su promoción el cargo de Orientador Político en la Dirección Nacional de los CDR” ocupó el cederista estrado avileño.

La política de cuadros, una de las neuralgias más enquistadas del país, sigue sin cura en este pedazo de Isla. Porque, de lo contrario, ningún camagüeyano-habanero tendría que haber parqueado en Ciego de Ávila. ¿Será que trae la fórmula feliz? ¿No hará más falta en la capital? ¿Qué cara habrán puesto los que en papeles debían “ascender”?

Los santos se visten y desvisten y a los fieles, el cambio de casaca, no siempre les dice algo nuevo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s