Un voto a la posibilidad

urnas
Lo decía en la última línea de su biografía, pero lo decía: “Fui sancionado por hurto y sacrificio de ganado mayor”. Y ni siquiera había sido escrita en tercera persona porque, al parecer, a Vladimir, el candidato de la circunscripción vecina, le es todavía muy personal el asunto. O simplemente le fue más cómodo decir “fui”, que “fue”. Da lo mismo, comoquiera estuvo preso por matar una vaca… o por aguantarle las patas, y Elba se atragantó de estupor a las siete de la mañana cuando decidió que leería las biografías del colegio y le haría una cruz (vaya paradoja) al mejor y más capaz. Eso, según su juicio, claro.


Pues la leyó ¡dos veces! y fue a develarme su voto secreto. “Por supuesto que no voté por él, ¡tú sabes qué cosa es eso! nunca había visto algo así”, me contaba estupefacta aún por el hecho de que alguien como Vladimir fuera su representante.
Y yo, periodista, con algo debía consolarla, que no por gusto caminaría seis cuadras. “Será que no había más nadie dispuesto” ̶ le dije, tratando de adivinar lo que desde la circunscripción vecina se hacía muy difícil saber, sobre todo a esa hora de la mañana en que ni los chismes van tan rápido a las urnas. Solo podía especularse…y especulamos.
Quizás el hombre está tratando de redimirse, pensé rápido para retractarme más rápido aún: ¿redimirse de qué? si en el encierro se liberan las culpas. La cárcel ya le cobró a Vladimir sus ganas de comer carne de res o de hacer dinero rápido… “O de joder, vaya uno a saber”, afirmó Elba, que en materia de especulación me saca ventaja.
̶ Chica, y si solo lo propusieron sin saber que estuvo preso o, incluso, sabiéndolo. ¿Recuerdas lo que decía Silvio en Girón?: Si alguien roba comida y después da la vida, ¿qué hacer?
Pero Elba debe haberse perdido en la extrapolación porque se levantó de la butaca y torciendo la boca lanzó el chasquido del desmentido. Desde la puerta, evitaba ahora cualquier intento de riposta y para dejarlo bien claro puso un pie en la escalera y soltó su última y definitiva versión de los hechos.
̶ ¡Ná!, eso no me cierra, eso tiene que haber sido un chiste de alguien, o un salve, que mira que la gente por librarse proponen al primero que se les ocurra en esas reuniones, y si cogieron a Vladimir jalao…ahí mismo. Además, yo no sé pa qué me caliento la cabeza con eso, si total… pa lo que pinta un delegado.
Y no le respondí ̶ no solo porque descendió las escaleras con la prisa de las viejas chismosas que no logran atragantarse a solas el estupor y tampoco se conforman con desahogarse una sola vez ̶ sino porque, en el fondo, no sé si lograría convencerla de lo contrario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s