Caballo de Troya

troya1

El tiempo de Tsipras parece, también, una calenda griega, aunque solo por haberle anunciado a la Unión su bofetón disidente vale la pena contemplar el futuro, aun sin certezas. Porque si la Merkel se atreviera a soñar,  soñaría con Tsipras, un Tsipras desnudo, tal vez, para atormentarla, provocarla, colmarla.

Y yo, que de este lado del mundo contemplo, a medias, el show (mediático) me alegro infinitamente de que haya un Tsipras  que le provoque pesadillas a este mundo, o sueños. Depende de quién esté dormido ahora mismo. Sigue leyendo