Un cubo de agua fría

signosVoy a descuidar el estilo, olvidarme del ritmo y hasta de la puntuación si me parece, pero voy a soltarlo ya: esta provincia va a continuar seca  (más), mientras persista la sequedad de ideas y falten decisiones. Y claro está, mientras el cielo no llore.

Que me acribillen los decisores, que muy preocupados están con el 13 por ciento de los embalses y los sectores hidrogeológicos en alarma y alerta, y midiendo cada gota para desplegar pronósticos…y anunciando medidas a corto, mediano y largo plazo, y tratando, realmente, de mejorar la situación, pero a mí me rondan unos signos de interrogación y me pinchan y ya no los soporto. Se los regalo.

¿Por qué si esta ciudad de 50 mil habitantes recibe 400 litros de agua por segundo (en un mes se prevén solo 250  ) y cerca de la mitad (no sé si más o menos) se escurre por salideros, la Cayería Norte sigue recibiendo 120 cuando, por demás, solo 2 de sus 14 hoteles cumplen las normas  de consumo?

¿Estarán tan copadas las habitaciones y  los extranjeros usarán tanto sus duchas o es que los cubanos de allí se preparan pa un referéndum  independentista y van a declararse República de Cayo Norte? ¿Será que nadie quiere poner la mano pa cerrar “un poquito” la llave?

Al que se le ocurra salirme con el cuento de la divisa le puedo recordar  todo lo que aquí se dejó de sembrar y se va a secar: todo lo que van a tener que importar, precisamente… en divisa. Cerrarle la llave a unos y mantenerle el chorro a otros me parece más una cuestión de política,a costa de un guajiro sin frijoles y de una empresa en quiebra segura, que un acto de descuido.

Por qué en una reunión de alto nivel un directivo de Vivienda dice que no tiene boyas y los tanques, lo saben, se desparraman, pero que su único suministrador no tiene boyas y él no puede firmar contratos si no es con SU comercializadora Escambray . Y otro directivo le dice que a él se le duermen las boyas en los almacenes, pero que bueno, él no es Escambray. Y agotado el tema se pasa a otro punto, mientras mi vecina sigue enterándose  de que el agua vino, cuando se bota.

Por qué debe venir la mismísima presidenta del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos a descubrir que la gente no tiene tanques para almacenar el agua, ahora que la reciben cada cuatro días,  y debe sugerir que  los demanden para que en la planificación de la economía se sepa qué solicitarse a la Industria de Envases y Embalajes .Y por qué en medio de esta sequía horrible  (eso no le preguntó ella) siguen habiendo tres opciones: pagar más de 2 000 pesos por un tanque, robarle alguno a una empresa, y resignarte o algo parecido.

Por qué a estas alturas olímpicas de la sequía es que viene a saberse que entre Ciego de Ávila y Morón poseen unas 200 piscinas y las medida aún no se saben. ¿Será que las hay? ¿Por qué se cerraron primero las turbinas de los regadíos que los fregaderos  de auto?  ¿Y por qué nadie ha comenzado a multar el despilfarro, el que se pueda, a falta del metraje que nos autorregule?

Y por qué la conciencia tiene que llegarnos a empujones,  y por qué a un hospital le escasea el agua que corre por su zanja.

Algunos signos de interrogación son peores que un cubo de agua fría, pero ni en extremo calor los quiero. Insisto: se los regalo.

 

Anuncios

Un comentario en “Un cubo de agua fría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s