Mi conga

Calle Libertad. Ciego de Ávila. 17 de mayo de 2017

Calle Libertad. Ciego de Ávila. 17 de mayo de 2017

Hace dos años conguié por Libertad, que es la calle del nombre más apropiado del mundo para un 17 de mayo que se opone a la inquisición de nuestra sexualidad en cuerpo y alma.

Pero quienes encorsetan la felicidad al sexo contrario del que presumen ya sabían que cada 17 de mayo la libertad se abría paso en esa calle, y fueron a mirar desde las aceras. Separados para no confundir el “ver” con el “ser”.

Fueron a fisgonear el “espectáculo” porque a media mañana las oficinas espantan y la cumbancha (incluso esa que espanta tanto o más) es superior a lo previsible de una ruta donde ni las perchas de Guyana, Panamá o México logran espabilar la modorra.  Ni siquiera, el mancomunado esfuerzo del Patio de ARTEX y Vivienda Provincial, posicionados allí, le dan más aglomeraciones a Libertad, que un 17 de mayo.

A estas alturas, solo alguna de sus tiendas convertibles con salchicha, pollo o aceite pudiera competir con la conga. Pero hace dos años había de todo eso; incluso conga. Y ahora… ya sabemos.

Pues hace dos años ella estaba en uno de los tumultos (de la acera); en el bando de los que miran, extendiendo una mano para saludarme. ¿Tú eres Katia Siberia, la periodista?, me dijo sorprendida y feliz, en igualdad de sensaciones, creo. Y mientras le asentía con esa sonrisa que merecen todos los lectores, me felicitaba por mi valentía. “Eres muy valiente, mija. Muuuuuuuy”.

−Gracias, gracias, es mi deber escribir así, le respondí  escueta porque las congas no perdonan a los retardados y solo los “arrolladores” del Gobierno, Salud… y otros organismos a los que la inclusión no les daba para tanto, iban despegados. Y  yo no quería “confundirme” con ellos.

En mi retirada alcancé a ver su perplejidad, como quien no entiende “escribir así”. ¿Pero de qué habla ella? , puso cara  la señora. ¿Pero de qué habla ella? puse cara, también yo.

Hasta que ágil entendí, otra vez, a esa multitud que solo ve en su ídem la defensa de derechos. Nadie mejor que un negro para  defender negros y enfrentarse al racismo. O que una mujer para ser feminista y ponderar la igualdad. O que un guajiro para entender de sudores, o que un  joven para hablar de desenfados… Entonces: nadie como una lesbiana para meterse en medio de la calle y conguear con los LGBTI y todas las letras que quieran sumarle.

Casualmente, esa misma multitud  termina jactándose de los porcientos de un parlamento – de hecho, sin gay, lesbianas, bi o trans, al menos, declarados − que se ufana de una diversidad a la que no le hace honor su unanimidad. Por el contrario.

Y comprendí tanto a aquella señora decepcionada por la valentía que yo no tenía (que tener), que le dediqué el primer párrafo de Los prejuicios también desfilan, para que un día me felicitara por la otra:

“Iban por la calle Libertad. Nombre impropio en los últimos mayos porque unos cientos desfilan exigiendo sus derechos, pero otros cientos, muchos más, se detienen a juzgarlos. Todo ocurre en la misma calle de los prejuicios donde, supone la mayoría, marchen solo los homosexuales y quienes los defienden, que han de ser, suponen también, homosexuales; algunos heteros que se atreven, como mínimo, a parecer homosexuales; y  los organismos que apoyan la inclusión en Cuba, aunque la teoría no les alcance para incluirse en la conga”.

Anuncios

5 comentarios en “Mi conga

  1. Katia, se que hay una politica oficial para lograr una sociedad mas inclusiva, pero…disculpa…al pan pan y al vino vino..al cesar lo que es del cesar…y a estas alturas del comentario pensaras: otro que no le cuadra la politica. Error, no me referí a estar en desacuerdo con la inclusión, la igualdad de género etc. El año pasado (2018) casualmente una amistad grabó un video con su celular del afamado ya desfile por la calle libertad. Allí a la altura de Libermac, donde hay una escuela primaria, niños pequeños que a esa hora acompañan a sus padres en sus gestiones etc. La policia con sus flamantes motos le daban vialidad y oficialidad a la “conga”. Me dio mucha indignacón ver como aquella muchedumbre feliz en su infeliz deseo de ser protagonista de esta “apertura” gritaba a venas hinchadas malas palabras (p… para ser mas exacto) sin el menor pudor o respeto por el resto de sus compañeros, de los mirones en su armario…y tambien…de los niños que observaban sin comprenser porque todo el mundo les dejaba decir esas palabrotas que en la casa y en la escuela le decian que no eran correctas. Si hay dudas ahi está el video …quizás esperando que alguna autoridad, alguna institución o algún simple mortal se digne (o se atreva?) a hacer la denuncia de algo tan impúdico, repugnante, transgresor, inmoral, escandaloso etc etc. Será que ese dia será el dia de la permisividad, donde el resto de los ciudadanos respetuosos de las normas y las leyes tambien podamos transgredirlas sin temor a ser sancionados por actos de desorden en favor de la permisividad?. Y regreso a lo que primero escribia, aunque puedas creerlo o no, soy de los que educo a mis hijos y nietos en favor de la igualdad, sin prejuicios homofóbicos y de libertad, pero también y ante todo, les educo en el respeto al prójimo, al respeto de las normas de comportamiento cívico, la moral, y la paz que es el respeto al derecho ajeno como bien dijera Benito Juarez. Un saludo y mis mas sinceros respetos

  2. Ahaa, its good discussion concerning this post at this place at this webpage, I have read all that, so
    at this time me also commenting here. I’ve been browsing on-line more
    than three hours today, yet I by no means found any fascinating article like yours.

    It is pretty price enough for me. Personally, if all website owners
    and bloggers made excellent content material as you probably did, the internet will likely be a lot more helpful than ever before.
    It’s perfect time to make some plans for the future and it is time to
    be happy. I’ve read this post and if I could I wish to suggest you few interesting things
    or suggestions. Perhaps you could write next articles referring to this article.

    I want to read more things about it! http://goodreads.com

  3. Muy interesante tu texto, y claro, con muchos matices. La verdad que hay una línea que me estremece: “Entonces: nadie como una lesbiana para meterse en medio de la calle y conguear con los LGBTI y todas las letras que quieran sumarle.” Deberieran ser todos y todas quienes desfilen por las igualdades de derecho y posicionamiento. Y, aunque mucho se habla, la realidad de un-no-desfile dice más que mil palabras….
    Las consignas y los actos públicos muy alejados están de las historias de vida de muchos que tienen que gritar más fuerte para que otros les oigan mejor.
    Gracias por tu texto… y por aquel día, desfilar en medio de “Libertad”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s