El otro choque

Solo el muro le puso frenos, en “su defensa”, y en la imagen no parece ni resentido. El mismo malecón que tantas otras veces ha sido puerta, fue el único que le puso el pare definitivo al  almendrón verde que hacía años manejaba llevándoselo todo. Increíble. No hubo obstáculo más fuerte hasta que llegó el concreto y, unos segundos antes, los muertos.

Atrás ya había quedado el ceda el paso que no fue, la roja que pareció verde, el límite de velocidad que no tuvo, el adelantamiento indebido, el sueño, el alcohol, el socio del somatón, el inspector acere, el yunta del oficial que una vez le tiró un cabo con los puntos del sistema, la chiquita de tránsito que es amiga de la sobrina de Fulanito, el caballito…y toda la concatenación de hechos, probables o no, que ahora, finalmente, resumimos en una palabra: accidente.

O puede que no, que sin el alcohol en sangre ese carro no se le hubiera ido de las manos y circulara todavía, dejando para luego la fatalidad de otros muertos en otra calle, menos popular o habanera, tal vez. Quizás por el ya habitual tramo de la autopista, entre Villa Clara y Sancti Spíritus, hubiese sido considerado un accidente “menor” si juzgamos a este por  los febriles titulares de medios de acá y acullá, con rueda de prensa, incluida. De haber sido uno de los tantos que se reportan con el final consabido de “se investigan las causas”…este hecho   también nos hubiera parecido lo de siempre: un accidente.

Pero la prolijidad de datos ofrecidos por las autoridades nos hizo apreciar un accidente  ya no tan accidental y entre el encono de las redes sociales y la sarta de comentarios en sitios oficiales, la gente ha terminado preguntándose,  no solo cómo puede la vida ser tan efímera,  injusta y sujeta a irónicas casualidades, sino cómo  ha pasado todo lo otro.

¿Cómo matar una vaca podría sancionarse con más años que matar una persona, aun con la imprudencia a favor? ¿Cómo la caída de un avión con cientos de lutos no ha merecido, también, detalladas explicaciones? ¿Cómo nadie se percató  en tantos años  de lo que una comisión pudo revelar 48 horas después de la tragedia? ¿Cómo nos damos el lujo de vender autos a precios siderales mientras el parque casi museable de la Isla debe contentarse con un rodamiento traído de Rusia? ¿Cómo  el irrespeto detrás del timón y fuera del timón ha llegado a límites tan permisivos que solo los muertos parecen recordárnoslo?

El choque de ese auto contra el muro del malecón llega  a doler, más allá de las víctimas que hoy lamentamos.

6 comentarios en “El otro choque

  1. You’ve made some really good points there.
    I looked on the internet to learn more about the issue and
    found most individuals will go along with your views on this
    site. Ahaa, its good discussion concerning this
    paragraph here at this website, I have read all that, so now
    me also commenting at this place. I am sure this piece
    of writing has touched all the internet visitors, its
    really really pleasant paragraph on building up new weblog.
    http://pepsi.net

  2. Pingback: El otro choque – ¡Estimular el debate y el diálogo entre cubanos!

  3. Realmente muy certero y preciso el artículo. Hay muchas responsabilidades en ese accidente no tan accidental donde sus víctimas fueron víctimas además de la falta de control y responsabilidades de las autoridades que no haces un trabajo preventivo, o mejor dicho que no hacen ningún trabajo.

  4. el problema es que mientras las autoridades (inspectores y Policias) se sigan haciendo los de la vista gorda o…. los que siguen pagando son los inocentes, he viajado en un camion de esos de pasaje como latas de sardina (que ya debian haberlos prohibido hace tiempo con tanots muertos que nos han dejado) y he visto al ayudante del chofer bajarse en el punto de control de la salida de Camaguey a Ciego de Avila y ha saludado al policia y acto seguido el policia ha metido su mano en el bolsillo, y le ha dado via libre al camion sobrecargado de ganado HUMANO, asi he visto mucho, a Caballitos parados en la esquina de la romagnola en Ciego de Avila mirando al “cielo” mientras la pasan cientos de bicicletas por plena carretera central y ellos como si estuvieran decorando la carretera, etc, asi los accidentes aumentaran, los cubanos-YUMAS en autos TUR manejando con una cerveza en su mano izquierda para que se vea desde afuera y no pasa nada, miles de motorinas circulando como les da la gana sin licencia de conduccion y no pasa nada, cocheros y bicitaxis haciendo malabares en la via y no pasa nada, en fin es la historia del nunca acabar, y la PNR nunca esta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s